Evita un gato aburrido con un rascador

Los gatos duermen todo el día. O se acicalan. Si están acompañados, se sientan a ver la TV y nos acompañan. Todo esto suena maravilloso, o al menos es así hasta que muerde, araña o maúlla sin control. Debes saber que estos comportamientos no son intencionales, solamente se trata de tu compañero pidiendo un poco de atención y cariño.

Como ocurre con otras mascotas, los felinos se aburren cuando tienen energía sin gastar o pocos elementos para distraerse. A pesar de su carácter independiente, la diversión debe hacer parte de sus días. De acuerdo con expertos, el aburrimiento simple puede desencadenar episodios de estrés en nuestras mascotas.

Esto puedes detectarlo a través de las siguientes señales:

Ataque o persecución a otros animales de compañía: si el gato comparte piso con un perro u otro gato, este comportamiento no es un juego. Se trata de agresión directa sin que lo hayan molestado. En estos casos, se pueden desencadenar fuertes peleas que pueden terminar con uno o ambos animales heridos. Si no hay más mascotas, la agresión se dirige hacia su cuidador.

rascador de gatos

Maullidos en exceso: a algunos gatos les encanta hablar. Es decir, maúllan cuando les sirven su comida, al regreso de su dueño o durante los juegos. También es posible que ronroneen y hagan pequeños sonidos para manifestar su alegría. Sin embargo, si tu gato no es de este tipo y de repente comienza a maullar sin ninguna causa aparente (enfermedad, hambre, enojo) solo está diciendo que necesita distracción.

Pérdida de interés: todos sabemos que los gatos pasan durmiendo gran parte del día. Pero, cuando despiertan pueden jugar con alguna pelota, el cartón del papel higiénico o cualquier cosa que les llame la atención. Pero, si deja de comer, no le llama la atención ningún objeto o que quieras jugar con él, indiscutiblemente está aburrido.

¿El aburrimiento gatuno se soluciona con un rascador?

La respuesta a esta pregunta es sí y no. Por un lado, estos elementos son creados para que los gatos limen sus uñas, se estiren o descansen. Están compuestos por superficies rígidas y corrugadas (en las que rascan y desgastan sus garras) y superficies más blandas sobre las que se acomodan o saltan. Quizás no lo habías pensado pero estas pequeñas cosas sirven de estimulación.

¡Y no solo eso! Estos elementos le dan un espacio total al gato. Por eso, no es raro encontrarlos frótandose contra él, acercando sus juguetes o tomando el sol sobre ellos. Incluso, para que sea más atractivo los fabricantes los entregan con cuerdas incorporadas, peloticas de peluche o cojines. Así, el gato le encuentra nuevos usos, se esconde y libera energía mientras juega (muy útil si el gato todavía está cachorro).

Si crees que no tienes el suficiente espacio, te recomendamos visitar nuestra página web. Tenemos un rascador para cada gato o mejor, para cada lugar que tenga un felino como habitante. Puedes encontrar la variedad disponible haciendo clic aquí. ¡Estamos seguros que tu gato será el más feliz!