Anuncios de internet, para reír o para llorar

De que hay carteles curiosos da fe un sitio de Internet donde pueden encontrarse desde los más simpáticos hasta los menos publicables. Uno de ellos advierte: “Señor conductor: en este barrio no sobra ningún niño. Maneje despacio”, educativo verdad.

En otro puede leerse: “Nosotros respetamos sus ganas de morir; por favor, respete nuestras ganas de vivir, no fume”, pero no es el único que ha asombrado a los internautas, también he podido leer “Garaje parroquial. Pecado parquear”, este estaba ubicado como la lógica indica a la entrada del garaje de una iglesia.
Pero qué crees pudieras encontrar en un establecimiento comercial “Abrimos cuando venimos, cerramos cuando nos vamos, y si usted viene y no estamos, es porque no coincidimos”, simpático verdad.

Redundancia de lo obvio en internet.

Si se consulta un diccionario cualquiera de nuestra lengua, se comprobará que los vocablos campesino y rural son sinónimos, pues ambos vocablos se refieren a lo que pertenece o es relativo al campo.
No obstante, en un artículo que circula por internet se habla de “el campesino rural”, lo que resulta un exceso evidente. Repeticiones innecesarias como esa abundan en el habla popular y en cierta jerga periodística, por lo que no es raro que alguien hable de “un período de tiempo”; expresión redundante si tenemos en cuenta que período es el tiempo que dura cualquier proceso, basta decir: “Un período”.
Algo similar sucede cuando se habla de “la preparación previa”, pues toda preparación, como indica el prefijo, es previa, anterior. Dígase solamente: “la preparación”.
Estos errores son muy frecuentes encontrarlos en la red de redes, debemos estar alertas y preparados para saber corregirlos y no reproducirlos una y otra vez como sucede frecuentemente en las redes sociales como Twitter, Facebook o Whatsapp.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.